127 HOURS

Citando a Aristóteles: el hombre es un animal social que necesita de los otros de su especie para poder sobrevivir.

Yo, como animal social que me considera el filósofo griego intento experimentar mi condición social dentro del rebaño cada mañana cuando voy al trabajo, tal como vemos en los créditos de inicio del film, y otros muchos actos colectivos que practico como el Phenomena Experience, (algo así como una maratón catártica de películas palomiteras con mis amigos gafapastas).
Pero también no es menos cierto que cada uno, como individuo que somos, reivindicamos nuestra diferenciación del resto de mendrugos de la manada, y así ,unos más que otros, liberamos nuestro animal asocial…aquel que seguramente nos hace creer que sólo yo soy super chachi y que dejo para el resto experiencias grupales como jugar a la wii con otras parejas o ir de calçotada con las amigas de mi mujer.

Yo creo que algo así debió de llamarle la atención al director de Trainspotting (1996), después de tocar el cielo con el Oscar al mejor director por Slumdog Millionaire (2008), bajó al mundo de lo terrenal, de lo microscópico, como esos planos de laboratorio que tanto le gusta ( cuando vemos el interior de la cantimplora, el plano subjetivo picado cuando caen al agua…) y cansado del bullicio de la India, cansado de las megaproducciones hollywoodienses se tiró al barranco…literalmente.

 

El director Danny Boyle rueda cómo fueron las 127 horas reales de supervivencia  de un escalador atrapado por una roca en el barranco de Blue John, Utah. Con un único protagonista, James Franco, un actor hasta ahora poco aprovechado, conocido tan sólo por la saga de Spiderman (2002) de Sam Raimi. El papel que interpreta en 127 hours es sencillamente impresionante. Por eso ya aviso de antemano que el film debe verse en riguroso v.o.

Los recursos narrativos que el director de 28 días después (2006) utiliza para no aburrir al espectador que inclusive ya sabe cual es el final, deben ser tan medidos y controlados (el montaje) que sinceramente, pocas veces podemos hablar de virtuosismo con la cámara, todo rodado en una misma localización y con un mismo actor.  Uno de estos recursos es el doble juego que permite ver al protagonista grabando con su cámara de video de 8mm alternando las mútiples visiones del ahora, el protagonista atrapado en el barranco, del pasado, su relación familiar y amorosa (quizá la historia más floja) e incluso el futuro, el deseo de liberación y de reconciliación con todo aquello que hizo mal. Es en este catártico viaje inmóvil que el protagonista reconoce la verdadera esencia del individuo (el animal social) y redimido, como si de un acto de contricción se tratara, paga su culpa. Liberado del peso, ya es un hombre nuevo, ahora ya puede ser libre. Todos tenemos una roca que nos inmoviliza, que no nos deja avanzar, la mayoría cree no necesitar de nadie, pero es mentira, y todo esto, contado en 94′ de metraje.

Para aquellos que no conozcan a Danny Boyle, encontrarán todo su libro de estilo en esta valiente película de planos imposibles y de colores extraordinarios, como hiciera en aquella fallida odisea espacial Sunshine (2007).
La BSO sigue utilizando el recurso tarantiano de seleccionar temas sueltos de diferentes grupos donde destaca If I Rise de la cantante británica Dido consiguiendo as recopilatorios de música pop y electrónica con alguna rareza de músicas del mundo, como hiciera en una injustamente valorada The Beach (2000).

127 horas es una una pequeña gran película, rocosa por fuera y tierna por dentro, una roca sin fisuras que una vez que te atrapa ya no te suelta de tu butaca. Ahora te toca decidir a ti, si eres capaz o no…de moverte.

 

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.