Asalto al poder

[xrr rating=3/5]
Roland Emmerich en estado puro. El director alemán sigue siendo el más americano y ofreciendo cine de palomitas con todos los ingredientes del género de catástrofes; para qué arriesgar, para qué cambiar. En Asalto al poder sigue su coherente y a la vez delirante trayectoria para ofrecernos otro film en la línea de sus anteriores títulos (Godzilla, El día de mañana, 2012…). Sigue empeñado en seguir destruyendo todos los símbolos de USA como medio para ofrecer lo «mejor» de la nación más poderosa del mundo, sus héroes y valores patrios. Channing Tatum (estrella del cine de acción en ciernes) y Jamie Foxx (como Presidente de Estados Unidos a lo Obama pero en plan cumplidor de promesas) son sus convincentes protagonistas.
Lo que no se le puede negar es una cosa: del minuto 1 al último entretiene y eso ya es un mérito. Con una estructura, situaciones, personajes y subtramas que recuerdan continuamente a La jungla de cristal, Emmerich sigue, eso sí, demostrando su dominio del género de catástrofes y de situaciones tan límite como inverosímiles. En su caso no se puede decir que a veces la realidad supera a la ficción, porque sigue empeñado en mostrarnos escenas que ni en nuestra más inspirada imaginación podemos concebir. Sin embargo, en cierto sentido debemos agradecerle eso: disfrutar de escenas tan asombrosas como una persecución de coches oficiales por los jardines de la Casa Blanca, con el héroe de turno conduciendo y el Presidente de los EE.UU. lanza-misiles en mano, mientras las televisiones de todo pokies magic el mundo lo graban en directo. Puro Emmerich, puro espectáculo.
Asalto al poder sigue la misma premisa que los anteriores títulos de su director: qué pasaría si… En este caso imagina un hipotético asalto a la Casa Blanca por parte de mercenarios y el secuestro del Presidente, con la colaboración de gente de su confianza y conspiración que se adivina desde el comienzo de la película incluida. Alrededor, todos los habituales clichés del género en general y del cine de Emmerich en particular (padre-héroe al rescate de su hija adolescente y de paso el mundo, malos con motivaciones de venganza porque América les falló, personaje secundario gracioso que ayuda al héroe, hacker excéntrico que se hace con el control de todo…). Todo ello entre la destrucción de contenido y continente de la Casa Blanca, no sin antes alumbrarnos con datos interesantes de la morada del hombre más poderoso del planeta y de los entresijos del poder ejecutivo y legislativo, que no todo iban a ser tiros y explosiones.
Lo dicho. Si queréis reflexionar sobre la situación en Oriente Medio, el funcionamiento de la democracia americana o el día a día en la Casa Blanca, mejor escoged otra película, serie o documental.  Asalto al poder toca estos palos pero para otro objetivo que no es reflexionar, sino para «ataros» a la butaca y hacer que dos horas se pasen volando, nunca mejor dicho. Es su pretensión y lo consigue, que no es poco. Roland Emmerich nunca ha pretendido engañarnos y eso es de agradecer en el cine actual.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.