Cazafantasmas: hay mucho fantasma suelto

[xrr rating=3.5/5]

Haciendo honor a la temática, se podría decir que esta nueva entrega de «Cazafantasmas» ha llegado algo maldita. Recordemos que el proyecto empezó con la idea de hacer una tercera parte de la saga ochentera, pero entre la negativa de Bill Murray y la muerte de Harold Ramis (uno de los protagonistas y guionistas de las originales), Sony Pictures decidió empezar de cero y hacer un reboot. Los cazafantasmas y varios personajes originales iban a aparecer, pero solo haciendo cameos (y con dedicatoria a Harold Ramis al final), y en lugar de hacer un equipo masculino, sería femenino. En este nuevo mundo de crítica digital feroz, el machismo exacerbado no tardó ni dos segundos en florecer, y el último episodio ya ha llegado a mezclar el machismo con el racismo, provocando que Leslie Jones decidiese abandonar Twitter… en definitiva, ser mujer e intentar hacer «el papel de un hombre» parece que es algo que algunos no son capaces de tragar, y si encima es negra… ¡vivan los EEUU de Donald Trump! Lástima que algunos fantasmas sean casi imposibles de cazar…

A los prejuicios machistas y racistas hay que añadirle además el factor nostálgico, precisamente cuando los crecidos en los años ochenta hemos puesto el debate sobre la mesa gracias a series como «Stranger Things», refundar un mito ochentero como «Los Cazafantasmas» tiene sus riesgos, ya que se enfrenta a las idealizaciones y expectativas de una generación que tiene en un pedestal (de forma justificada o no) todo lo que salió de la famosa década. Si encima se han escogido los peores chistes de la película para el trailer, entonces es normal que uno vaya al cine con todas las precauciones posibles. De hecho, parece que fueron muchos los que llegaron al pase de prensa con las expectativas por los suelos, y la mayoría salieron sorprendidos.

Empezaremos aclarando que no se trata de un remake exacto de la original «con chicas». La nueva entrega ha cogido muchos elementos de la primera película y los ha incorporado en una historia nueva, así pues, existirá un alto edificio que será el epicentro de la actividad fantasmagórica, tendremos escenas casi calcadas a los encuentros ectoplasmáticos de la peli de Aykroyd y compañía, y por supuesto la configuración del grupo recuerda en muchos aspectos a la formación original. Homenajes bien situados, pero que no esclavizan el desarrollo de una identidad propia para la película. A grandes rasgos es la misma historia, de eso tratan los reboots, pero se ha encontrado un buen equilibrio entre la nostalgia y las nuevas propuestas. Actualizando todo lo actualizable, con gusto, y por mucho que se puedan leer estupideces como que «los efectos especiales acaban siendo los protagonistas», ¿cómo se va a contar una batalla contra fantasmas si no es con efectos especiales? (parece que algunos siguen con argumentos de los años noventa para criticar películas del siglo XXI, que no dejan de hacer, con mejores medios, lo que ya se hizo en los ochenta).

Aunque siguen siendo personajes absurdos y locos como los originales (incluso estúpidos), es de agradecer que las cuatro cazafantasmas no sean versiones femeninas de Venkman, Spengler y Stantz (quizás la excepción es Leslie Jones, que tiene un personaje más parecido al original, aunque sea solo porque es el «cazafantasma asalariado» del grupo). Y más allá de algunos chistes fáciles de manual para película veraniega, son divertidas, como buenas humoristas que son (y eran la mayoría de los originales). De hecho, a diferencia de lo que pasaba con la original, en la que Bill Murray prácticamente se convertía en el protagonista indiscutible, aquí todo está mucho mejor repartido. La nota masculina la pone Chris Hemworth, haciendo de secretario inútil, y siendo uno de los que más risas conseguirá arrancar del público. Pero que nadie sufra, por mucho que en algunas fotos promocionales aparezca en primer plano, su papel es el que es, y las protagonistas indiscutibles son las cuatro chicas, que se lo pasan bomba cazando fantasmas, entusiasmo y buen rollo que es realmente contagioso y capaz de transportarte a emociones similares a las que se podían sentir con la primera película.

Todo lo que sea tocar un icono Pop consagrado tienes sus riesgos, si encima te atreves a jugar con la cuestión de género, no salir con algo roto tiene mérito. Pero parece que Paul Feig puede estar tranquilo. «Cazafantasmas» no será la película del año, pero sin duda puede ser una buena apuesta de cine veraniego, para disfrutar del aire acondicionado y unas palomitas con sabor a nostalgia evidente, pero que no se hace nada empalagoso. Quizás la barra de ingenio humorístico ha bajado un poco el nivel para llegar a un público lo más amplio posible, pero eso no significa que no haya buenos gags, algunos incluso muy buenos (como algunas referencias fílmicas y un rollo metacine bien llevado). Los idolatradores, aquellos que son incapaces de aceptar de entrada cualquier remake, seguramente seguirán encontrando todas las pegas del mundo (cuidado con el fantasma de la nostalgia, que nos nubla la vista), pero puede convencer a muchos escépticos, de la misma forma que una de sus protagonistas, que había dejado de creer en los fantasmas, acaba empapada de moco ectoplasmático.

Por cierto, no os perdáis los créditos finales, y mucho menos la escena post-créditos.

Lo mejor: el equilibrio entre el homenaje a la original y las nuevas propuestas. Y que puedes escuchar hasta cuatro versiones de la famosísima canción.

Lo peor: que quizás se cree demasiado que es una peli de verano, y podría haber sido más.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.