Chappie: titanio que se diluye

[xrr rating=2/5]

Todavía recuerdo con añoranza la ópera prima de Neil Blomkamp ‘District 9’, no sólo una gran película sino el inicio de un subgénero de la ciencia ficción que se podría llamar ‘pseudorrealista’ o ‘ciencia ficción social’. Blomkamp se lo ha apropiado de tal forma que ha creído ver una suerte de filón a lo Ken Loach pero con el futuro próximo y la robótica como trasfondo. Lo hizo con su segundo film, ‘Elysium’, errando parcialmente pero con ideas interesantes, puliendo el estilo y con aires más de ciencia ficción al uso; con ‘Chappie’ ha querido volver a los orígenes, a los suburbios de su Johannesburgo como hizo en ‘Distrito 9’ pero su apuesta es fallida de todo punto.
‘Chappie’, que da nombre al robot protagonista con conciencia humana, es una película más (con la connotación que conlleva) sobre un tema tan en boga como la robótica y más concretamente las consecuencias sociales de tal revolución y la obsesión por saber si la inteligencia artificial puede derivar en conciencia humana, en un ser con todas las letras y sus derivaciones éticas e incluso religiosas. Todo esto lo aborda Blomkamp pero con unos elementos fallidos, cuando no ridículos.
chappie13
Cómo ha cambiado el ‘Yo, Robot’ de Asimov… Lo mejor sin duda es el protagonista de titanio, el personaje curiosamente «más humano» y definido entre el resto bastante planos que no despiertan un mínimo de interés (salvo su creador, con Dev Patel en el papel más definido y acertado). Especialmente sangrante es el desaprovechamiento de dos grandes como Hugh Jackman y Sigourney Weaver, con dos papeles mal abordados y desarrollados. Y es que lo que más cojea es el guión, con una historia pueril, previsible y a ratos incongruente, a no ser (aunque no lo parece ni podría serlo por las escenas de acción y violencia) que pretendiera ser una película para menores.
‘Chappie’ se sitúa contra todo pronóstico, o no, en el perfil más bajo de la moda actual de films sobre robots o androides y su comparación con ‘Ex Machina’ o ‘Autómata’, por señalar sólo las últimas estrenadas, es casi sangrante. Sus intenciones de reflexión sobre la creación de vida inteligente y dónde empieza la conciencia y terminan los ceros y unos se queda en nada por lo deslabazado y a veces absurdo de lo que lo rodea. Además Neil Blomkamp se empeña en volver, innecesariamente por su fallido enfoque, a los deprimidos y violentos suburbios de Johannesburgo para mezclar el contraste de la desigualdad con la tecnología. Lo malo es que lo hace mal y superficialmente, recordando demasiado al ‘Robocop’ de Verhoeven aunque no para bien. Pero lo peor es ya la capa final de esta tarta mal hecha y empalagosa, esas guindas casi de vergüenza ajena sobre delincuentes con dejes paternos con el robot y escenas pretendidamente costumbristas y familiares entre ruinas, desarraigo y violencia con una ‘máquina-niño’ que se abre al mundo, de lugares comunes y tics de bandas callejeras aplicadas a una aleación de titanio. Delirante en definitiva aunque puede que la intención sea ésa, poco probable «conociendo» al director sudafricano.
Habrá que ser optimistas de cara al futuro, nunca mejor dicho, y esperar que Blomkamp vuelva por sus fueros y demuestre lo que prometía con su ópera prima. O quizá fue sólo flor de un día y como muchos otros directores su carrera será un eterna lucha por alcanzar el primer listón que dejó tan alto. Yo estoy temblando porque es el elegido para dirigir el próximo Alien. Yo estaba entusiasmado… hasta ahora.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.