Desierto, fronteras mortales


Seguramente no será la última vez que el clan Cuarón se junte para hacer una película, pero, viendo los antecedentes, creo que se puede esperar mucho más de ellos individual y conjuntamente de lo que muestran en este film. ‘Desierto’ es el segundo largometraje de Jonás Cuarón y su puesta de largo real en el cine de masas. Si en ‘Gravity’ cofirmaba el guión junto a su padre Alfonso, que dirigía, ahora es él quien dirige y su progenitor ejerce de productor. Las similitudes argumentales son similares, por más que los ambientes (el espacio y una estación espacial frente al desierto y la frontera entre México y USA) puedan parecer tan antagónicos.
‘Desierto’ pretende ser un thriller intenso, una cinta de acción de frontera, un alegato contra la intolerancia y el racismo y una disección naturalista de la supervivencia y el odio. Sin embargo se topa con los límites de su propia intención simplificadora. Su pretendida sencillez y descarnado lenguaje cinematográfico acaba en la economía y tosquedaz de matices. La acción no te deja clavado a la butaca, los personajes-víctimas no te empatizan y el villano resulta tan manido como inexplicable en sus motivaciones.
Quien quiera asistir a un mero entretenimiento persecutorio sin mayores explicaciones, sorpresas y recovecos estilísticos o argumentales, saldrá moderadamente satisfecho, sin más exigencias. Pero si compras la entrada esperando justificar el rápido y merecido prestigio de los Cuarón, saldrás bastante decepcionado y acabarás pensando que o bien ha sido un proyecto fallido o bien han ido a aprobar el examen con un 5 y esperar que su fama les subiera la nota.
‘Desierto’ es el típico film que acumula seguidores y detractores a partes iguales. Su real o fingida simplicidad de recursos y su directa comunicación con el espectador tiende a provocar esa reacción. De cualquier forma, como tantos títulos con tales características, fomenta diferentes análisis, posicionamientos y conclusiones, sobre todo en los paralelismos inevitables con ‘Gravity’. El inerme y pedregoso desierto fronterizo, la sequedaz de su ambiente acaba extendiéndose a la sensación final tras la película. Lo difícil que es cruzar a veces la frontera, en este caso entre lo que deja huella y lo que se desvanece como la arena que lo alberga.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.