Follow

El justiciero: otra vuelta al dilema de la justicia

Seguimos inmersos en secuelas, revisiones, readaptaciones, versiones… de películas anteriores. En esta ocasión se recupera uno de los iconos setenteros: Charles Bronson y su Paul Kersey justiciero, que encarnó en cinco películas. Si allí era un tranquilo arquitecto, en la nueva versión del cañero director Eli Roth, Bruce Willis es un igualmente tranquilo e incluso pusilánime cirujano de urgencias, con todas las connotaciones que conlleva.
Al margen de las lógicas discrepancias que despierta tanta revisión de cine anterior, he de decir que se agradecen títulos políticamente incorrectos teniendo en cuenta los tiempos que estamos viviendo, y encima con un tema de rabiosa actualidad y enconados debates. La premisa es de todos conocida: un intachable ciudadano, una familia idílica y un acto violento hacia la madre y la hija que hace que el padre reconsidere el concepto de justicia y se transforme en un vengador casi superhéroe. Y por supuesto, en este caso con grandes aunque polémicas escenas, el sagrado derecho americano del uso de armas y la defensa de su propiedad.

Bruce Willis está en su salsa en ‘El justiciero’


 
‘El justiciero’ (‘Death Wish’) cumple con creces su cometido y no desmerece el original de Michael Winner, aportando el sello personal del director, curtido en el terror y el gore, y con un reparto de lujo. Tras un comienzo muy convencional, lento y dubitativo, quizá para reforzar el cambio en el protagonista, el film entra en una creciente intensidad que va paralela a la transformación de Kersey, mientras Chicago se pregunta quién es ese hombre que imparte justicia de forma tan expeditiva. Ahí radica otra diferencia con el título de los 70: el uso de los medios y las redes para encumbrar y crear debate.
‘El justiciero’ logra algo difícil en nuevas versiones o revisiones: hacer olvidar por momentos el original y sobre todo aportar nuevos enfoques a un tema por otro lado muy manido en el cine pero que actualmente cobra vigencia. Y como siempre, un Bruce Willis que vale igual para un roto que un descosido pero con su ya mítica limitación para los momentos más dramáticos. Pero eso es anecdótico e incluso reconfortante en un título que cumple con creces y no muestra ninguna pretensión especial, por otro lado innecesaria en este subgénero.

3.6
Mala

Dí la tuya!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.