El Rojo en los Labios: Terror para gourmets

Hoy toca descorchar una de esas botellas que guardamos para las ocasiones especiales. No, no me refiero a uno de esos vinos de reconocido prestigio que se sirven en la mesa cuando la familia nos visita en Navidades y que garantizan el éxito de la velada. Me refiero a las delicatessen que nos reservamos para el placer solitario o para seducir a una buena compañía. Uno de esas ampollas que provienen de lo más recóndito de la bodega, de etiqueta apergaminada, de corcho reblandecido, de cantos bañados suavemente por el polvo de los siglos. Uno de esos vinos añejos a los que el tiempo proporciona un bouquet extraordinario, a la par que resta importancia a las imperfecciones que el mosto fermentado presenta en sus años de juventud. Se trata de una cosecha flamenca del 71, prensado a partir de nuestra uva favorita, uva de vampira decadente. Trash Collectors recupera en Dvd El Rojo en los Labios (Le Rouge aux Lèvres), de Harry Kümel, una delicia para los sibaritas del vampirismo, todo un deleite para cult hunters de postín. 

El buen epicúreo disfrutará desde la primera fase de la cata, aquella que se realiza con el más inmediato de los sentidos: la vista. Porque Le Rouge aux Lèvres es un auténtico regalo para los ojos, una película concebida teniendo en cuenta hasta el más mínimo detalle de cada plano y cada movimiento de cámara, donde cada secuencia es una pequeña historia en si misma y un triunfo de la mise en scène, que va mucho más allá del mero esteticismo y de la ramplonería habitual de obras similares pergeñadas en el marco del mal denominado Eurotrash. Una película filmada en un espléndido escenario (el Thermae Palace Hotel de Ostende), repleta de planos cargados de magnetismo,  poseedora de un arrebatador tratamiento de la luz y el color. Y como no, un festín para la mirada de los voyeurs, bendecidos por la presencia de la espléndida Delphine Seyrig (la Condesa Bathory), elegante y seductora al más puro estilo de una Marlene Dietrich a la francesa, o de la segunda de las hijas de las tinieblas (según reza el título americano), Andrea Rau (lona), cuya meláncolica presencia recuerda a otra diosa alemana de las artes, inclasificable, inigualable: Nico.

 

Excelente, pues, el aspecto de este caldo de Baco, que desprende multitud de aromas embriagadores. Aroma primario a la historia (o leyenda) ancestral de Erzsébet Batory, la Condesa Sangrienta, prototipo de la vampira y la femme fatale, y a sus derivadas literarias, como la Carmillla de Sheridan Le Fanu. Perfumes secundarios, los que nos retrotraen a las distintas encarnaciones del mito sádico-lésbico, profundamente arraigado en la cinematografía europea, ya sea en la británica (The Vampire Lovers, Roy Ward Baker, 1972), la francesa ( Fascination, Jean Rollin, 1979) o la hispánica/bastarda: La noche de Walpurgis (León Klimowsky, 1971), Las vampiras (Vampiros Lesbos, Jesús Franco,1971) y  Vampyres: Daughters of Dracula (J. R. Larraz, 1974). Ah, benditos erotómanos, ilustres hacedores de sueños, creadores de obras inclasificables y sugerentes, a menudo incomprendidas. Todas ellas merecen un capítulo propio en esta Dvdteca. Pero el film de Kümel trasciende a sus hermanos de sangre, pues en él también se pueden percibir ligeras notas de Resnais, o de Hitchcock.

   
Atractiva y aromática, la obra de Kümel (Malpertuis, 1973) proporciona además una explosión de múltiples sabores en la boca del sorprendido catador. Posee el dulce sabor de la sangre, de presencia sutil, de la sal que proporcionan los encuentros sexuales, lésbicos o no, del cuarteto protagonista, la sapidez amarga de la brutalidad sádica y la homosexualidad reprimida de Stefan (John Karlen), el ácido retrato masculino que Delphine le dibuja a su pretendida Valerie (Danielle Ouimet) y al final, el aterciopelado regusto a ceniza de la muerte. No está exento de rasgos fuera de lugar,como las arritmias en el nudo o la indefinición de algunos personajes (el policia, la madre ). Pero la riqueza de matices hace que El Rojo en los Labios despunte como una obra extraña y mestiza, algo así como una versión vampírica de El año pasado en Marienbad (L’année dernière à Marienbad, Alain Resnais,1961 ) que hubiera dirigido Jean Rollin disfrazado de Josef Von Stenberg, un auténtico tinto de solera, de trago largo, que deja huella en el paladar…y la garganta, en estos tiempos impíos en los que se destilan vulgares morapios y claretes crepusculares.


 Pd: La edición de Trash Collectors incluye entrevistas con Danielle Ouimet y Andrea Rau, una galería de imágenes, además de la película en su versión original inglesa y unos desincronizadísimos subtítulos en castellano.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.