Follow

‘Fue la mano de Dios’, el Sorrentino más íntimo y menos excesivo

No todos los días asistes al pase de una película que alude a un mito que justo en este día cumplía el aniversario de su muerte. Hablamos de Diego Armando Maradona, porque el título del último film de Paolo Sorrentino se refiere a él y a la huella eterna que dejó en una ciudad tan eterna como Roma: Nápoles. Pero si alguien, fans como yo del director napolitano o detractores, esperan al Sorrentino que fans como yo admiran y por lo que otros lo rechazan, se llevarán una grata sorpresa o una decepción, según se mire.

Con ‘Fue la mano de Dios’, Sorrentino se desnuda y nos brinda una autobiográfica película de su adolescencia, un canto a su ciudad y de paso un alegato de por qué y para qué hace cine. Y para ello, curiosamente, de alguna manera no es fiel a si mismo y se torna un director «convencional», donde no quiere que se vea detrás la labor del director, para que nos fijemos solo en la vida de su alter ego protagonista y de su familia. Con ello logra su título más clásico, sin apenas ese sello de exceso visual, metáforas, surrealismo y realismo mágico. Aquí el realismo no tiene apellidos porque «la realidad es terrible», como se oye en un momento del film. En su exuberante ‘La Gran Belleza’ también es la idea central aunque como crítica de clases, pero adornada hasta el exceso, en un barroquismo e incluso surrealismo adictivo para algunos y empalagoso para otros.

Él y Nápoles

Son los protagonistas absolutos de ‘Fue la mano de Dios’, por mucho que el título aluda a Maradona y el espectador quizá espere otra cosa si no tiene información previa. Si, como Dios que es allí está en todas partes, en cada plano, apareciendo en escenas claves para recrear aún más la idiosincrasia de esa tierra, lo que significaba el genio argentino, pero sin quitar foco y protagonismo a Fabietto (que sería Sorrentino de adolescente), a su familia y un Nápoles que se puede palpar, nada que ver con la Roma que abruma en ‘La Gran Belleza’.

Pero si que Maradona se convierte en una forma de deidad supersticiosa para uno de los integrantes familiares, ya que Fabietto, el protagonista, se libra de un hecho dramático que marcará su vida, gracias a que estaba viendo un partido de su ídolo. El destino así si se convierte en mágico de alguna forma, pero no para Fabietto, con los pies en el suelo aunque perdido tras el trágico acontecimiento. Son solo pequeñas píldoras del Sorrentino menos convencional que no cortan el grueso de un relato realista, nostálgico, lineal, emotivo y a veces patético, pero de un modo muy diferente al patetismo que muestra en el resto de su filmografía, sin dobles lecturas ni recargamiento estético, con escenas familiares entrañables y mucha verdad en los detalles comunicativos de los protagonistas.

Entre todos ellos, destaca lógicamente Fabietto, interpretado por Filippo Scotti, ya que todo pasa por los ojos de él. Por una vez el inmenso Toni Servillo, actor fetiche de Sorrentino y también napolitano, no es el centro del film, sino un personaje importante pero secundario que dota a la película, como el resto del elenco, de una gran veracidad y humanismo.

fue la mano de dios sorrentino

El legado de Sorrentino

‘Fue la mano de Dios’ parece un testamento personal y fílmico, con un inicio y desarrollo contando desde lo cotidiano su vida de adolescente, sus anhelos, miedos y pérdida de la virginidad física y emocional; y un final donde, sin cambiar el ritmo, si nos precipitamos en su repentina madurez y su deseo de hacer cine, con una conversación antológica con su otro ídolo, en este caso director, sobre la creación y el cine. Y como testigo de todo, como en el resto de la película, la majestuosidad del mar y de los volcanes napolitanos, aunque retratado esta vez como marco de la vida de las gentes, sin intención alguna metafórica o estética.

Entre todo ello, escenas costumbristas al más puro estilo clásico italiano, con el humor tan particular del sur de Italia, con sus excesos y contradicciones, pero con la veracidad que se ve en cada plano, lejos de efectismos. Un canto a la vida en su ciudad natal, con el inevitable aunque imprescindible entorno maradoniano al narrarse la época justo cuando ficha por el Napoli. Pero esta circunstancia histórica lo aprovecha Sorrentino para reflexionar sobre la realidad de las cosas y la convivencia continua entre esa «realidad terrible» y esos momentos sublimes que toda vida tiene, y que iguala a mitos como Maradona con el común de los mortales, para bien o para mal.

Estreno: 15 de diciembre en Netflix.

Premios: Gran Premio del Jurado y Mejor actor emergente en el Festival de Venecia. Nominada a los Premios del Cine Europeo.

7.8
Notable
Especialista Mike - 7.5
Rotten Tomatoes - 8.2
Metacritic - 7.6
Written by
Nací en Valladolid, donde estudié Periodismo y Comunicación. Llevo muchos años viviendo en Madrid. Me he formado en comunicación corporativa y community manager pero lo que más me gusta es escribir. He colaborado en varios medios online (escritos y radio), entre ellos Tribuna Interpretativa y Wall Street International. Actualmente trabajo como redactor en moncloa.com, merca2.es, cotilleo.es y Qué!, y colaboro en el portal de cine EspecialistaMike, donde realizo críticas de cine, una de mis grandes pasiones. ¿Las otras? Literatura, tecnología, economía e historia, jugar al tenis y montar en bici; ah, y aprender, escribir y aprender.

Dí la tuya!

1 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.