Gold: fiebre del oro ochentero

Stephen Gagham ya sabe lo que es acercarse como director o guionista a una historia de corrupción, sea política (‘Syriana’) o de tráfico de drogas (‘Traffic’). Parecía una apuesta segura que se encargara de otro relato similar basado (sí, otra película más) en hechos reales y con el encumbrado Matthew McConaughey como protagonista dando vida a un buscador de oro paleto, borracho y en ocasiones desagradable pero de buen fondo.
‘Gold’ sigue la línea formal y la moda argumental de análisis de grandes pelotazos, estafas o personajes ambiciosos que han marcado el último cuarto del siglo XX y lo que va del XXI. Viendo la película es inevitable acordarse o sacar paralelismos de ‘El Lobo de Wall Street’ o de ‘La Gran Estafa’, con la que comparte subtítulo y por cierto destripa el meollo del asunto cuando claramente el desarrollo apuesta por la ambigüedad y un giro final.

Efectivamente, ‘Gold’ es una historia más sobre los locos 80 y que sentó las bases de la gran crisis posterior. Siempre ha habido especulación, sea un modelo más o menos productivo. Ahora parece más especulativo debido al factor tecnológico y etéreo pero nada nuevo hubo ni hay bajo el sol. Como el título indica, en esta ocasión fue con el oro, su búsqueda, convertido en una obsesión tan americana que recuerda mucho la ‘fiebre del oro’ del XIX pero deslocalizado a Indonesia.
El relato es atractivo y el personaje está destinado a hacerse con la pantalla y más si lo interpreta McConaughey, pero al final lo primero resulta plano y lo segundo sobreactuado en muchos momentos. Tampoco Gagham se hace con la criatura y acaba cumpliendo sin más en algo más parecido a un encargo (quizá porque no se ha hecho cargo del guión), mezclando erróneamente la selva indonesia con la no menos tupida selva bursátil y empresarial neoyorquina.
Al final ‘Gold’ se queda a medio camino y en algo olvidable, sobre todo si se compara con grandes títulos del género o subgénero, muchos, que han poblado la cartelera en los últimos años. No acaba uno de concluir si es porque la historia no daba para más o si se ha desaprovechado un gran material. De cualquier forma sin un sólo momento que se te quede en la retina. Al menos nos queda un buen final y una reflexión final que tanto se puede y se debe de aplicar a los casos reales (extranjeros y patrios) que pueblan actualmente los medios de comunicación.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.