Ira de Titanes: ¡Atenea dame fuerzas!

[xrr rating=2/5]
Hace dos años el director de Transporter (2002) dirigía el remake del clásico de aventuras de los ochenta Furia de Titanes (1981), a pesar de las críticas demoledoras y que fuera recordada más por su falsa conversión al 3D que por otra cosa, la película cosechó una friolera de 493 millones de dólares a nivel mundial. Era de esperar que la secuela no tardaría en llegar, en esta ocasión Leterrier adopta las tareas de producción y le cede el mando a Jonathan Liebesman el cuál ya había experimentado con el blockbuster de acción en la excelente Invasión a la Tierra (2011). Vuelven Sam Worthington, Liam Neeson y Ralph Fiennes al reparto.
La historia se desarrolla diez años después de los sucesos que vimos en “Furia de titanes”, encontrándonos con un Perseo (Sam Worthington) que quiere vivir de forma tranquila con su hijo Helio. Sin embargo, los dioses, debilitados por la falta de fe de la humanidad, pierden el control de los titanes, cuyo líder no es otro que Kronos, el padre de Zeus (Liam Neeson), Hades (Ralph Fiennes) y Poseidón (Danny Huston). Hades y Ares (Edgar Ramírez) llegan a un acuerdo con Kronos para capturar a Zeus, de ahí que Perseo decida rescatarlo. Para ello contará con la ayuda de Andrómeda (Rosamund Pike), Agénor (Toby Kebbell) y Hefesto (Bill Nighy).
El día que se estreno Furia de Titanes (2010), una cosa estaba clara y es que no engañaba a nadie –dejando a un lado el 3D- y es que la película daba lo que prometía el tráiler, acción a raudales, monstruos enormes en CGI y una historia griega que recordaba más al videojuego God of War que a La Ilíada de Homero. Luego pudo gustar más o menos –en mi caso me entusiasmó, claro que la vi en blu-ray una vez pasada la vorágine de críticas negativas- pero la película no engañaba a nadie.
Ahora bien, en el caso de su secuela ¿Qué hay que esperar de un blockbuster de Hollywood? Pues más y mejor, eso por lo menos era lo que prometía el tráiler al ver a Perseo rodeado de monstruos enormes. Pues siento deciros que no es el caso. Ira de Titanes (2012) parece arrepentirse de su predecesora decantándose hacia una película de aventuras llena de épica, en la cuál para su desgracia se le ven los referentes a leguas. Además los guionistas conciben la película como si de un videojuego se tratara: Introducción, nivel nuevo, malo, y así consecutivamente hasta llegar al gran malo final, epílogo y para casa. Incluso hay una escena con plataformas movedizas. Y para colmo le otorgan importancia a la tragedia familiar entre los Dioses y Perseo. Que está muy bien, pero ¿hacía falta en este tipo de película?.
Lo que al final me hace plantear es si en conjunto es mejor película que la anterior, incluso está mejor dirigida –Liebesman usa una gama de color tierra a toda la película muy resultona- pero sinceramente no es lo que esperaba ver, ni es lo que el tráiler promete.
¡Ah! El 3D bien.
 
Lo mejor: Es entretenida y está bien hecha.
Lo peor: Convertir una película de acción en una de aventuras con épica facilona. ¡Menos bla, bla, bla y más monstruos!

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.