Follow

Joker: crónica sublime de una demencia

Tenemos muy marcado el recuerdo de grandes villanos en general y de Joker en particular: Jack Nicholson y Heath Ledger sobre todo forman parte del imaginario colectivo dando vida al maléfico «payaso». Los villanos nos atraen porque muestran la otra cara de la realidad: la rotura de normas, la liberación personal, la venganza, la ira, todo lo que está mal o, lo que es peor, desearía hacer mucha gente si las barreras sociales y morales no se lo impidieran. Pero no son estrellas de rock, al menos no este villano, sino seres acomplejados, traumatizados o vapuleados por la sociedad que les ha visto nacer, por sus familias, amigos, situación laboral o económica. El glamour de los superhéroes tiene su reverso no tenebroso, sino rotundamente marginal.

Eso es lo que retrata Todd Phillips en esta obra maestra sin complejos, tan pocos que hasta Venecia se rindió otorgándole el León de Oro. Y no porque sea un película basada en un cómic e impregnada de los films de superhéroes, sino todo lo contrario: por su arriesgada propuesta sustentada en el conflicto social y en el interior de la psique del protagonista, interpretado por un Joaquin Phoenix sublime y rotundo. Todos llevamos una máscara pero al final quizá la que sientes como propia es tu cara verdadera, la tragedia en vez de la comedia y la tragedia como forma de comedia. Lo que quiere ser en una sociedad que odia y que le odia se convierte en lo que es en realidad para dar rienda suelta a ese odio pero bajo la apariencia inicial.

Joaquin Phoenix interpretando a Joker

Los orígenes literarios de Joker son tan confusos o casi inexistentes que el director y guionistas tenían un amplio espectro de opciones. Ante el nulo material en el nacimiento del personaje, han optado por usar sólo parte del material de Alan Moore en ‘La broma asesina’, prescindiendo de los hechos más propios de un cómic y construyendo un relato de origen absolutamente verosímil y realista de cómo la más absoluta marginalidad e insignificancia vital puede derivar en una explosión de violencia y ego.

‘Joker’ te atrapa desde el inicio con el hipnotismo interpretativo de Joaquin Phoenix, tanto que puede producir un despiste a la hora de valorar todo lo que expresa esta obra de arte. No esperéis grandes escenas de acción ni megalomanías violentas de manual de villano. Casi todo el metraje lo ocupa el origen del personaje, o mejor dicho, la estación final de un viaje donde ya en si era un villano para si mismo, intentando hacer reír pero sin gracia, intentando un carrera en la comedia envuelto en una tragedia absoluta y en el marco de un Gotham setentero más propio del ‘Taxi Driver’ de Scorsese. Un hombre invisible donde, lentamente pero sin pausa, el director nos lleva hacia la inexorable transmutación de Arthur Fleck en Joker.

¿Y las referencias con Batman? Las hay y perfectamente insertadas para la historia posterior del archienemigo del murciélago. De hecho la principal tesis de la película se sustenta sobre la naturaleza absolutamente humana de ambos personajes. Ninguno tiene superpoderes sino «solo» su determinación, bajo códigos morales totalmente opuestos y marcados por su origen, en cambiar el mundo a su imagen. Aquí es donde el film adquiere una dimensión sociopolítica tan de actualidad como intensa. La élite contra la depauperada clase baja, la protección familiar frente a la desestructuración y abuso, el hartazgo de una sociedad frente a los poderosos pero donde tampoco sale bien parada en sus razones e intenciones. Y en medio de todo ello la dimensión psicológica, prácticamente psiquiátrica, de un ser machacado por la sociedad y por si mismo que encuentra paradójicamente en su autodestrucción y descubrimiento de su yo auténtico un sentido a su vida y un desprecio por la de los demás mientras la misma sociedad se dirige a un abismo tan profundo como el suyo.

‘Joker’ es eso y más, atemporal y arriesgada, diferente e inolvidable. En los tiempos que corren de convencionalismo, correctismo y seguridad recaudatoria, esta película demuestra que con valentía y un buen material original se pueden seguir haciendo obras que pasen a la historia, y más con un director que hasta el momento sólo tenía en su haber comedias gamberras y de acción. Veremos si en posteriores proyectos esto se convierte en un milagro creativo o estamos ante otro candidato a grande.

P.D. Esta vez más que nunca no es pedantería cinéfila: imprescindible ver la película en versión original para disfrutar de la exhibición de Joaquin Phoenix y de todos los matices de voz y sonidos imprescindibles para completar el puzle del personaje.

7.6
Notable

Dí la tuya!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.