Follow

La canción de los nombres olvidados: cine clásico que no será un clásico

La carta de presentación de ‘La canción de los nombres olvidados’ (‘The Song of Names’) es que estamos ante un film emotivo y de corte clásico. Clásico suele ser sinónimo en cine de calidad e incluso de apuesta arriesgada entre la tendencia del cine actual a lo opuesto, a los efectos, el espectáculo, la experimentación y la tecnología al servicio de la historia. Aquí sin duda el director canadiense François Girard se arriesga sin arriesgar: se arriesga al facturar una película totalmente clásica en su concepción y desarrollo pero no se arriesga al quedarse en el lado malo del academicismo, perdiendo la oportunidad de crear una gran obra.

Luke Doyle, que interpreta al virtuoso violinista de niño, es de lo mejor de la película en un papel donde él mismo toca el violín debido a su formación musical

Y eso que Girard se puede considerar un experto en la temática musical (obras como ‘El violín rojo’, ‘El coro’ o el psedo documental sobre el virtuoso del piano Glenn Gould lo atestiguan). Aquí versiona el libro de Norman Lebrecht sobre un niño judío-polaco virtuoso del violín que es acogido por una familia británica para protegerle de la invasión alemana en Polonia y que años más tarde desaparece cuando va a dar el concierto más importante de su vida. La búsqueda por parte de su hermanastro inglés será una obsesión.

El argumento es muy atractivo y la música de Howard Shore juega a favor en cuanto a la emotividad: virtuosismo en medio de una época bélica, drama familiar, fuerte influencia religiosa, labor detectivesca de búsqueda rayando el thriller… El comienzo y toda esta presentación clara de intenciones te sumerge en el relato pero en la parte central de la película empieza a fallar en ritmo y riesgo, con un desarrollo lento y convencional, salvo un par de escenas emotivas, sobre todo cuando mezcla la música con el contexto bélico, pero lejos de la clara intención de la película de dejarte un poso profundo. No es desde luego ‘El pianista’ de Polanski que nos puede venir a la cabeza durante su visionado pero no significa que no valga la pena al menos verla.

‘La canción de los nombres olvidados’ (título muy sugerente y que veremos por qué cobra todo su sentido en una de las mejores escenas y más emotivas que señalaba antes) se mete en demasiados charcos de carga tan sentimental que el riesgo a quedarse corto o en meras pinceladas sin cohesión ni profundidad era muy grande. No obstante el marco musical y religioso está mezclado muy hábilmente y te llega, a pesar de la poco convincente interpretación de Clive Owen (un papel que no le pega nada y se nota). Tim Roth en cambio está bien y alejado de papeles más habituales en su filmografía, llevando el peso de la historia. El resto de la historia te atrapa a ratos y te suelta a otros para dejarte una sensación final de una buena película sin más, elegante, correcta pero sin riesgo, plana por momentos y olvidable, al hilo del título del film.

4.9
Pobre

Dí la tuya!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.