La hora más oscura: ¡Zas, zas! ¡Lanza rayos!

[xrr rating=2/5]
El director ruso Timur Bekmambetov aprovecha su puesto en Hollywood para producir esta película de ciencia ficción dónde un grupo de chavales huyen de unos alienígenas en una Moscú post-apocalíptica. Todo ello en 3D.
Un grupo de americanos viaja a Moscú coincidiendo con una invasión alienígena de la ciudad. Los termómetros marcan 40 grados durante la ola de calor más intensa de la historia de Moscú. Dos jóvenes buscan cobertura bajo un coche de policía abandonado en la Plaza Roja, ahora completamente desierta. No están buscando una sombra para resguardarse del sofocante calor. Tratan de evitar que les localicen unos alienígenas camuflados que han colonizado la ciudad. Desde hace algunos días, estos jóvenes y sus compañeros se han visto obligados a buscar refugio bajo tierra, ya que la ciudad, como el resto del mundo, ha sido diezmada por una amenaza alienígena. Ahora han de esconderse, cuentan con pocos suministros y buscan desesperadamente seguridad, algo difícil de encontrar incluso en la mayor atracción turística moscovita.
No negaré que empezar este año con una película apocalíptica me hizo cierta ilusión, y más sabiendo que el director de Wanted (2008) estaba metido en el ajo. Y es que Timur Bekmambetov sabe como llevar su carrera en Hollywood, desde que dirigió la adaptación del magnífico cómic de Mark Millar y a la espera de Abraham Licoln: Vampire Hunter (2012) se ha dedicado a producir películas menores como Número 9 (2009) o esta La hora más oscura (2012). Centrándonos en esta última, hay dos maneras de ver esta película, puedes tomártela en serio e indignarte constantemente al ver que los protagonistas huyen de unas luces y llevan bombillas colgadas del cuello para notar la presencia de estas, o puedes desconectar y devorar todo lo que sale por la pantalla sin cuestionarte absolutamente nada de la película. Si has escogido la primera opción huye de esta película. Si al contrario sabes disfrutar de una buena película mala, compra el menú de palomitas más grande, paga la sesión 3D y prepárate para reír. No estoy seguro si la película se toma en serio a si misma, pero es imposible hacerlo ante tal premisa –recordemos que los protagonistas huyen de unas luces-, lo que más me intriga es como el protagonista de Hacia rutas salvajes (2007) ha acabado en esta película, o como el detective de la brillante serie The Killing (2011) ha escogido esta película como su incursión en el cine comercial.
Al grano, nos encontramos ante una serie B entretenida, bien dirigida y con un 3D resultón y efectivo. No es tan mala como Serpientes en el avión (2006) pero le va a la zaga.
 
Lo mejor: Es todo tan rocambolesco que incluso es divertido.
Lo peor: Desconectar y plantearte lo que estás viendo.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.