La invitación: una fiesta tensa

[xrr rating=3.5/5]

Ganó Sitges. Es una gran tarjeta de presentación. Tiene muchos puntos en común con ‘Coherence’. Otra gran punto a su favor. ‘La invitación’ (‘The Invitation’) es una muestra más de un cine minimalista en las formas pero de lo más barroco en el fondo y en los vericuetos de la mente humana. Para ello hacía falta un buen elenco y actitud actoral y sin duda todos aciertan en los matices interpretativos, tan necesarios en este tipo de propuestas, sobre todo del protagonista Logan Marshall-Green.
Karyn Kusama es una de esas directoras junto por ejemplo Kathryn Bigelow que se desmarcan de los lugares comunes de sus colegas y apuestan por el thriller o la acción con ese toque distinto, de autor, tan de agradecer. Una casa, decoración fría, tonos oscuros, diálogos aparentemente inocuos, detalles inquietantes.
La-invitacion-peli-Sitges-g
‘La invitación’ es sin duda la obra más sólida y personal de Kusama, rodada con eficacia, con los elementos justos. Ha cosechado premios allá donde ha ido y críticas mayoritariamente favorables. Sin embargo a uno le ha dado la sensación de que le falta algo en la parte central de la película o quizá nos vemos venir el final con un as que saca demasiado pronto. Tras un gran inicio y cargado de sentido metafórico se nos «encierra» en una casa bien de un barrio de Los Ángeles para asistir a una fiesta de reencuentro de unos amigos tras dos años de separación debido a un hecho trágico. Y no cuento más, no porque el argumento y desenlace sean innovadores, sino porque el film se nutre principalmente de una tensión continua, incómoda, creciente, basado en la incertidumbre y el desconocimiento. Otra cosa es que seamos capaces de intuirlo.
De eso va la película: de dudas, de traumas y cómo superarlos, pero es sólo el principio. Tras esta capa psicológica que te va impregnando nos colocan otra de más dudas: la de las motivaciones e intenciones ocultas de los personajes, de detalles cotidianos pero inquietantes y piezas que no encajan. Aquí es donde la cinta decae algo y no se eleva sobre otras propuestas pasadas. Pero no pasa nada, hay otra capa: la de la explosión de aquello que te corroe, el desenlace absolutamente traumático que libera al espectador de esa tensión acumulada para llevarle a un estado muy diferente que cada uno deberá definir al salir de la sala. Porque eso parece pretender la directora: un viaje inquietante por la duda, la oscuridad de la mente humana y la forma de gestionar y sugestionar las emociones propias y colectivas.
‘La invitación’ sigue la estela de films como la magnífica ‘El regalo’: personas que se reúnen de nuevo, pasados trágicos y no resueltos, dudas y tensión que casi se palpan y finales brutales. Cine sobrio pero rico en matices, con muchos méritos y alguna sobrevaloración pero que te hace seguir disfrutando del thriller psicológico y de sus infinitas posibilidades.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.