La vida secreta de Walter Mitty: divertida, pero no tan épica.

[xrr rating=3/5]

Cuando alguien se atreve a estrenar una película el día de Navidad, es que tiene mucha confianza en su producto, o que al menos pretender llegar lejos. De hecho, uno de los comentarios más repetidos sobre La vida secreta de Walter Mitty es que busca convertirse en la nueva Forrest Gump. Si bien entendemos hasta cierto punto la comparación, no la compartimos, sobretodo en cuanto al impacto que puede tener una película que se queda corta en varios aspectos. Aun así, sigue siendo una película recomendable, siempre y cuando mantengas las expectativas en su sitio.

La premisa es sencilla, Walter Mitty es un hombre algo gris, incapaz de rellenar su perfil virtual en una web de búsqueda de parejas porque jamás ha hecho nada destacable en su vida, ni siquiera viajar. Pero Walter compensa su falta de experiencia con una imaginación desbordante que le lleva a soñar despierto varias veces al día. Walter, paradójicamente, trabaja en la revista Life, a punto de cerrar su edición en papel, y recibe una paquete en la que teóricamente se encuentra la foto que servirá para la última portada de la revista. Pero no encuentra la foto, lo cual pone en peligro su puesto de trabajo, y el fotógrafo (Sean Penn), es un aventurero muy difícil de localizar. En esta situación crítica, Walter tendrá que tomar una decisión: dejar de soñar y empezar a vivir la vida. Lo que sigue, os lo podéis imaginar (si no, no habría película, ¿no?).
Quizás este sea uno de los principales problemas del film que dirige y protagoniza Ben Stiller, es demasiado previsible. Y esto no es necesariamente un problema en si mismo, pero si ese trayecto ya conocido entre A y B no se hace de forma emocionante, sorprendente o interesante, entonces algo falla. En mi opinión, la parte que más cojea es precisamente la emocional. La historia y el personaje de Walter Mitty no es tan entrañable como cabría esperar, la historia de amor no nos hace sufrir, e incluso el momento en el que Walter decide romper con sus miedos es menos rompedor de lo que merece semejante escena.
Hemos querido empezar con lo negativo, y dejar lo positivo para el final para dejar mejor sabor de boca. Y es que a pesar de sus carencias, la película no es en absoluto una pérdida de tiempo para el espectador. Si bien el ritmo no siempre es del todo fluido, parece difícil que alguien se aburra con todas esas escenas en las que Walter deja volar su imaginación, así como aquellas en las que finalmente el protagonista se lanza a la aventura. Además, aunque el humor no sea el objetivo principal del film, lo hay y funciona.
Quizás mi principal problema es que el tráiler era tan bueno y tan excitante, que se lo puse muy difícil a la película para estar a la altura de las expectativas. Pero las casi dos horas que dura la película se me pasaron como si nada, me reí a menudo y me sorprendí con más de una escena. Así que el cómputo global es positivo. Pero cuando uno se planta ante una película que quiere dar un mensaje tan vitalista, esperaría emocionarse un poquito más.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.