Morgan o el lado oscuro del «yo artificial»

[xrr rating=3.5/5]
La revolución tecnológica en general y de la inteligencia artificial en particular se está reflejando en el cine, siempre mirando a su tiempo. Aún es pronto para saber si lo que muestran los últimos títulos se dará o no y si tardarán pocas o muchas décadas. Me refiero a la inteligencia artificial en su lado más biológico y espiritual: ¿se podrá crear un ente artificial pero totalmente autónomo y consciente? ¿cómo será la relación con el ser humano? ¿cómo gestionaría esas sensaciones y sentimientos humanos?
Recientes títulos han abordado el tema con más o menos acierto, desde la robótica pura y dura o desde la biónica: ‘Chappie’, ‘Ex Machina’, ‘Autómata’, ‘EVA’… Ahora nos llega ‘Morgan’, otro acercamiento a este ya subgénero de la ciencia ficción que tampoco se resiste a centrarse en el factor consciencia, identidad, futuro, estabilidad mental e interacción con los seres humanos de un ente creado artificialmente pero con una inteligencia superior. Luke Scott, hijo de Ridley Scott, debuta en la dirección con buena nota aunque aún está por ver si de tal palo tal astilla.
anya-taylor-joy-mara-discine-ln_lncima20160904_0128_5
‘Morgan’ cuenta una historia sólida pero poco original: una empresa que crea un ser humano artificial con una inteligencia y fuerza superior. Le tienen encerrado para analizar su evolución, su aprendizaje y sus habilidades pero entre los investigadores y el ser se ha creado un vínculo casi familiar. Todo se trastoca con la llegada de una agente de la corporación que deberá evaluar la situación y viabilidad del proyecto. Lo novedoso del enfoque es la forma del ser humano artificial: una adolescente en apariencia pero que en realidad tiene la edad de una niña. Y lo novedoso también es la atmósfera del film, que comienza por derroteros más cercanos a la reciente ‘Ex Machina’ pero que acaba derivando en suspense y en thriller de acción en su tramo final. Y ahí radica la tercera novedad: el cuadro psicológico y las reacciones del ser como punto impactante pero a la vez de partida para la reflexión inherente al tema como es la gestión del yo, de la necesidad de sentir libertad y amor en un entorno donde en principio sólo se es un producto, de los sentimientos que desata en su entorno humano, que la ven como una niña que crece y aprende pero a la vez saben que es un proyecto profesional.
Luke Scott se muestra seguro en todas esas facetas y compone una cinta de género notable, pero aunque acabas satisfecho notas que podría haber sacado mejor partido de la historia y haberse podido lucir casi tanto como lo hizo su padre con ‘Blade Runner’ (bueno, no exageremos). Sin embargo estamos ante un debut más que digno. La historia engancha desde el inicio y sobre todo la protagonista que da vida al ser sintético (Anya Taylor-Joy, que ya dio otra muestra de su talento en ‘La Bruja’) compone un personaje que te lleva de la empatía al repudio con suma facilidad.
‘Morgan’ mantiene el buen nivel del subgénero aunque el final te lo veas venir. Veremos si la cada vez más cercana ‘Blade Runner 2’ que ya está dirigiendo Villeneuve en vez de su padre rompe los moldes.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.