No respires: o mejor, no robarás

[xrr rating=4/5]
El nombre de Sam Raimi impone y da esplendor, pero al casi debutante director uruguayo Fede Álvarez (es su segundo largo tras ‘Posesión Infernal’) no parece afectarle sino confirmar el buen ojo de un maestro del género. Empezamos muy bien el final del verano y con un tema tan de estas fechas: la intrusión en casa ajena. La más cercana ubicación al género de terror que al de thriller os hará deducir que la cosa se complica para los ladrones, no para el morador. Pues sí, y de qué manera.
‘No respires’ es una acertada reinvención más del género y de cómo los supuestos villanos se convierten en víctimas por casualidades, justicias poéticas o simplemente el puro azar aunque con una cadena de causalidades y consecuencias bien estructuradas. Y qué mejor escenario que el depauperado y abandonado suburbio de Detroit, trasunto perfecto de las paradojas de la vida. El título no sólo hace referencia a una expresión propia de un estado de terror o ansiedad sino al acto físico de evitar el más mínimo ruido que con tanta facilidad puede detectar un ciego… y hasta ahí puedo escribir obviamente porque los intrusos hubieran deseado no haber entrado nunca en ese «hogar-mundo» de pesadilla.
Trailer-de-No-respires-lo-nuevo-de-Fede-Alvarez_landscape
El gran acierto de este film, que está triunfando en la taquilla americana, es la fisicidad del miedo y la tensión, como perfecta herramienta para una situación extrema pero perfectamente plausible, al menos fílmicamente. Están todos los elementos del género e incluso ciertas escenas te pueden retrotraer a otros grandes títulos, pero lo están en una acertada y diferente mixtura. No estamos ante una casa encantada ni ante trampas o golpes de efecto sino ante el real mundo de alguien teóricamente víctima y con tara. La acción y tensión continua apenas de dará para detenerte a pensar en todo el trasfondo de los hechos, actos pasados de los personajes y los curiosos vericuetos del destino ante los sempiternos pecados humanos.
Fede Álvarez realiza una dirección sobresaliente, cuadrando el círculo de la técnica virtuosa pero desapercibida que dota de vida propia al casi único escenario. Y dentro, en una ratonera y laberinto de avaricia, ira y supervivencia de los cuatro únicos protagonistas. Lo dicho: no robar al prójimo, al menos sin saber a quién.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.