Follow

READY PLAYER ONE: el mejor viaje virtual posible

Que la nostalgia vende lo sabemos desde hace años, y que el humor referencial le encanta a cierto tipo de público se hizo evidente con Kevin Smith (aunque aquí ya lo supimos años antes gracias a Cels Piñol y el universo Fanhunter). En ese sentido, pensar que “Ready Player One” es un producto más de esta nueva oleada de revival ochentero (encabezada por “Stranger Things”) parece lo más lógico, pero para nada es justo. Primero, porque la novela ya tiene sus siete años, y aunque entonces tampoco era nuevo hacer un producto basado en referencias nostálgicas, a mí siempre me ha parecido un libro honesto. Su autor, Ernest Cline, es un auténtico frikazo, y simplemente escribió algo que le salió de dentro, siendo coherente con sus propios gustos. Si fuese algo mucho más calculado, seguramente no habríamos visto según qué referencias, ni la inclusión de obras más modernas como “Firefly” o incluso personajes japoneses poco conocidos como “Kikaider”.
Y podéis llamarme iluso, pero si la intención detrás de la película fuese únicamente aprovechar el tirón de las referencias para vender el producto (como ya han insinuado algunos, y muchos más que lo harán), probablemente no sería Steven Spielberg el encargado de dirigirla. No, si alguien como el director de “Inteligencia Artificial” (y la referencia no es gratuita) se ha puesto con un proyecto así, creo que tiene más que ver con el reto que supone crear un mundo virtual como OASIS (donde transcurre la mayor parte de la acción) y contar la historia de un chaval que lo revolucionará todo. Las referencias a videojuegos, películas, series o música son importantes cuando tienen que serlo, de hecho, esperaba un mayor bombardeo de referencias gratuitas en los diálogos. Pero la ventaja del audiovisual es que no es necesario, algunas referencias simplemente están ahí (y algunos cameos son tan fugaces que es probable perdérselos en el primer visionado,
Los que vayan a ciegas se encontrarán con la historia de un futuro cercano, con aires de distopía, en el que todo el mundo se aísla de la cruda realidad gracias a OASIS, un mundo virtual donde puede ser y hacer lo que te plazca. Pero hay un desafío, encontrar un “huevo de pascua” que dejó su creador y que hará ridículamente rico a aquel que lo encuentre. Para hacerlo, es necesario conocer al dedillo la vida de su creador, y especialmente todos los juegos, películas y música que le gustaba, porque ahí está la clave para llegar al final. Así que las referencias son importantes, pero no tanto.  Aun así, si te molesta la nostalgia, o si te molestan los constantes cameos de personajes de la cultura popular, entonces no veas la película… de hecho, ni siquiera deberías leer el libro. Pero si haces un pequeño esfuerzo, verás que Spielberg te lo ha puesto fácil, porque lo referencial es mucho menos central de lo que cabría esperar (al menos si has leído el libro), y si bien la película se disfruta muchísimo más identificando todas las referencias, no es en absoluto necesario conocerlas para entender y entretenerse con ella. En definitiva, si algo ha hecho Spielberg es suavizar el tema referencial para poder llegar a un público más general.
Después de este tochazo sobre las referencias, podemos ponernos a hablar ya de una maravillosa película de género fantástico con la marca Spielberg (ah, sí, aclaro, para mí esta marca suele ser buena). Una película que ha sido capaz de crear escenas que retendré para siempre en mi memoria, solo las dedicadas a “El resplandor” (¿os acordáis de la mención a “I.A.”?) ya valen media película o más, pero es que para los japonófilos hay momentos de catarsis absoluta. Es el videojuego al que todos querríamos jugar, y tiene ese espíritu infantil sin demasiadas complicaciones, que tanto nos hizo soñar con “E.T.”. La distopía, aunque retratada de forma algo naif, sigue siendo creíble. El mundo gris de la realidad contrasta con la fantasía de los mundos virtuales, plagados de personajes estrafalarios, donde Freddie Krueger se mezcla con Gundam y las Tortugas Ninja con toda naturalidad. La misma naturalidad con la que los comiqueros, cinéfilos y demás mezclamos todas nuestras aficiones en nuestras estanterías, tanto las físicas como las mentales.
Yo me lo he pasado fantásticamente bien (pun intended).
[movie title=»Ready Player one»]

7.4
Notable

Dí la tuya!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.