Regresión o los laberintos de la mente

[xrr rating=3/5]

Nadie duda de que Alejandro Amenábar es un grande de nuestro cine. Sus estrenos son grandes acontecimientos llenos de impaciencia y de esperanza por dos motivos: lo dilatado en el tiempo de sus estrenos (seis años desde su última propuesta ‘Ágora’) y ver si no una obra maestra, sí al menos un peliculón que pueda devenir en clásico. ‘Regresión’ (‘Regression’) era esperada sin mucho bombo pero con la ilusión siempre de volver a disfrutar de un director, productor, guionista y músico único. En esta ocasión “sólo” firma el guión y se ocupa de la dirección (el gran Roque Baños se ocupa de la música), con producción hispano-canadiense pero con todos los elementos propios de cualquier estreno hollywoodiense.
‘Regresión’ es un thriller que se torna o intenta al menos tornarse en tonos de terror. Su buen sin más inicio, alejado de otros comienzos espectaculares de Amenábar, da paso a un relato, ambientaciones e interpretaciones más que correctos, pero teniendo siempre la sensación de asistir a un thriller más, otra propuesta del mercado norteamericano de calidad pero que no dejará huella . Para un director “normal” podría valer. Para Amenábar se antoja insuficiente. Simplemente ha tomado los lugares comunes del género en Norteamérica: la América profunda, rituales satánicos, personajes ambiguos, giros más bien esperados… El film navega por aguas tan conocidas que ni siquiera, aun siendo Amenábar el que está al mando del barco, esperas un golpe de timón significativo, encorsetado en una mezcla de lo más ortodoxa de thriller y pseudoterror psicológico que se sostiene bien por el buen hacer de los protagonistas Emma Watson y Ethan Hawke pero siempre carente de la magia y el virtuosismo del director español.

375850.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

Emma Watson y Ethan Hawke en Regression


Lo más atractivo de ‘Regresión’, con lo que juega sobre todo en el tramo final (tema recurrente por otro lado en su filmografía), es la relatividad de la conducta humana y los entresijos de la mente y sus consecuencias. La fina línea entre la regresión y la sugestión como análisis de comportamientos aparentemente extremos pero con un sentido en virtud del pasado. Alejandro Amenábar vuelve a algunos de sus temas preferidos pero esta vez lo hace de manera más convencional, menos autoral. Tras su notable aunque no redonda ‘Ágora’ (2009) parece que la filmografía del director nacido en Santiago de Chile torna por derroteros, consciente o no, menos personales y más de género. Se lo puede permitir pero se echa de menos la frescura, la capacidad de sorpresa y el riesgo de sus primeros títulos. Esperemos que el mejor Amenábar vuelva. Es más, confiamos que aún está el mejor Amenábar por venir, pero por ahora nos conformaremos no sólo con su poco prolífico ritmo sino también con su esperemos momentáneos «títulos menores» como éste. Aún así, como ese alumno aventajado que cumple sin esfuerzo, está por encima de la media.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.