Sé lo que hicisteis el último verano en Escocia

[xrr rating=2.5/5]

Nuestro-último-verano-en-Escocia-2-e1416337341832

Pues continuamos con los estrenos detrás de las cámaras, cada vez más frecuentes. En esta ocasión se estrenan «dos en uno». Andy Hamilton y Guy Jenkin dan otro paso tras un extenso y exitoso bagaje juntos y por separado en la radio y televisión británica, en la comedia para más concreción. Eso es precisamente lo que es ‘Nuestro último verano en Escocia’ (‘What We Did on Our Holiday’): una comedia británica al uso, ni tan correcta en todos los sentidos como ‘Love Actually’ ni tan incorrecta en todos los sentidos como por ejemplo ‘Bienvenidos al Fin del Mundo’.

Últimamente, no sé si os pasa a vosotros, vamos al cine con excesiva información sobre la peli o bien con las frases grabadas a fuego como en este caso «la mejor comedia británica en años», «deliciosa comedia» y frases marketinianas similares. Que se adapten o no a la realidad ya es muy subjetivo porque dependerá de gustos y exigencias, pero hay un baremo objetivo necesario para, entre otras cosas, evitar que todo parezca bazofia o que todo parezca sublime. En este caso ni es bazofia ni es sublime. Simplemente una buena comedia británica, ligera y entretenida sin más.

¿Pero deberían existir comedias británicas ligeras? A servidor no le encaja puesto que el concepto lleva implícito los adjetivos «irreverente», «gamberra», «desternillante», «absurda». Será que vi demasiado Benny Hill o a los Monty de niño. De cualquier forma, ‘Nuestro último verano en Escocia’ se deja ver entre algún gag (muy pocos y cortos) y muchos planos de la bella Escocia y el protagonismo de los tres niños del matrimonio (tan americano todo), si bien son lo mejor sin duda del film. La historia es tan manida que podría contarla pero también por ello mejor no lo voy a hacer, aunque ya el título en español (una vez más tan informativo), anuncia algo irrecuperable en la situación del matrimonio en estado de separación. David Tennant y Rosamund Pike, actores e moda por sus trabajos en televisión y cine respectivamente, cumplen sin más y son los niños y secundarios los que ponen el poco toque divertido de la película.

‘Nuestro último verano en Escocia’ no disgustará a nadie y para los menos exigentes o poco fans de lo que da de sí el humor británico en los extremos parafrasearán incluso los elogios de cierta crítica y de la maquinaria de marketing, como he dicho. Pero no es más que una comedia ligera con maravillosos paisajes, niños peculiares y graciosos, adultos más peculiares y menos graciosos y las reflexiones sobre la vida y la muerte, la familia, la ciudad y el campo. Eso ya es más que suficiente para muchas películas, no digamos ya comedias, pero no para lo que prometía o se intuía. Quizá he visto demasiado humor británico irreverente; quizás he visto demasiadas comedias al uso también.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.