Silencio: Dios como salvación y condena

¿Sabíais que Martin Scorsese iba para sacerdote? Fue seminarista, pero Welles, Ford o Visconti se lo impidieron. Qué mejor que este clásico vivo para llevar a la pantalla la novela homónima del japonés Shūsaku Endō sobre dos sacerdotes portugueses en busca de un tercero en el Japón descarnado, rudo y difícilmente evangelizable del siglo XVII. El director neoyorquino llevaba años detrás del proyecto y por fin ha dado a luz.
‘Silencio’ (‘Silence’) se erige ya como una de las películas que mejor refleja la fe y sus consecuencias en el interior de las personas y en el interior de un país en este caso budista, tan alejado de la concepción religiosa europea de la época. Scorsese se quita toda capa de exceso y, como la fe que narra, se desnuda de toda floritura para realizar un ejercicio de contención y de pureza que es el vehículo perfecto para la historia. La búsqueda que tanto recuerda a la odisea de Willard en busca de Kurtz en ‘Apocalypse Now’.

La niebla, el frío, el calor, el barro, la lluvia, el agua, el polvo. Todos los elementos naturales son aquí azote del cuerpo y también del espíritu, en una lucha continua por extender la fe pero también por mantener la propia, entre dudas, traiciones y sacrificios con escenas y frases que tanto recuerdan a pasajes de la vida de Jesús. Pero aquí los mártires son seres tan alejados aparentemente de aquél origen en Medio Oriente que acrecenta la angustia y el desasosiego por el destino de esos campesinos extremadamente pobres en el Japón cruel y feudal del XVII, cuyo único consuelo es la promesa de un paraíso.
Muchas películas han abordado estas cuestiones pero Scorsese es de los pocos directores capaces de darle a la vez su toque personal y un enfoque nuevo. ‘Silencio’ se convierte así en un análisis del poder de la fe, de las convicciones y sus orígenes espirituales pero también histórico-psicológicos, y de la extrema fortaleza y debilidad humana al mismo tiempo. La antológica escena de la conversación del inquisidor nipón con uno de los sacerdotes es un resumen perfecto de lo que quiere transmitir el film: la relatividad de las posturas de dos culturas tan alejadas, de dos mundos tan antagónicos y le lucha entre la cuestión personal de la fe y las consecuencias y derivaciones sociales y políticas.
Ese viaje físico e interior, esa odisea, llevará al protagonista a un desenlace tan aparentemente inesperado como realmente lógico, en un tramo final de la película fabuloso aunque influenciado probablemente por las convicciones personales del director.
‘Silencio’ se convierte así y otra gran obra de Martin Scorsese, aunque no entraría entre sus piezas maestras. Una oportunidad para degustarlo en su faceta más contenida y espiritual y de paso hacer paralelismos con situaciones más recientes y actuales. Una película llena de pasión. Silencio, que es una de Scorsese.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.