Victor Frankenstein: el clásico de Shelley desde una nueva perspectiva

[xrr rating=2.0/5]
Victor Frankenstein’, dirigida por el escocés Paul McGuigan, no es una adaptación de la novela que Mary Shelley escribió en 1818 sino una película basada en las adaptaciones cinematográficas de la obra de Shelley, que ha sido convertida en película en distintas ocasiones. Pero esta vez la historia no gira en torno a la creación del doctor Frankenstein (James McAvoy) sino que se nos presenta contada por Igor (Daniel Radcliffe), su ayudante. Igor -personaje que no aparece en la novela original- es un payaso jorobado que trabaja en un circo y a quien apalean constantemente como diversión para el público. Su miserable vida sufre un giro radical cuando el misterioso Victor Frankenstein, después de descubrir  sus aptitudes científicas, lo rescata y se lo lleva con él.
images
El film tiene un reparto de lujo, con una interpretación de McAvoy que plasma a la perfección el carácter de Victor Frankenstein,  hombre cuya genialidad y pasión lo acercan cada vez más a la locura. Es interesante como a lo largo de la película el espectador descubre el pasado atormentado del doctor, y es capaz de entender el porqué de su incesable deseo de crear vida a su propia imagen. Pero más allá de esto, no se profundiza mucho en los personajes. Es interesante la relación entre Igor y Frankenstein, aunque la evolución del tullido no se trata lo suficiente y su relación amorosa es enormemente sosa e insulsa.
En mi opinión, la película deja bastante que desear. Sobre todo porque le falta lo que hacía interesante a la novela gótica de Shelley desde el inicio: el monstruoso Frankenstein, símbolo de lo peligrosos que pueden llegar a ser los avances de la ciencia, una criatura que jamás debería haber nacido. Pero en esta adaptación, el monstruo no aparece hasta el final de la película y tiene un papel muy secundario. Además, su caracterización, una mezcla de Hulk y la Cosa, no me terminó de gustar; parecía uno de estos fanáticos del gym que hacen un consumo excesivo de esteroides. Por eso prefiero el Frankenstein de James Whale (1931), sin un uso excesivo de efectos especiales y que muestra verdaderamente el personaje del monstruo.
El ambiente es un poco más fiel a la novela de Shelley: el attrezzo y los escenarios del Londres de la época victoriana, y más que nada el tono gótico-romántico que acompaña toda la película: una iluminación tenue, órganos humanos, una fortaleza, una tormenta con el mar que choca enfurecido contra las rocas…
El ‘Frankenstein’ de Mary Shelley quería ser una reflexión sobre como pervertir el orden natural de las cosas tiene consecuencias nefastas, pero en esta película esto pierde el sentido. Después de más de una docena de adaptaciones más o menos libres de la novela de Shelley, el debate y la reflexión sobre las consecuencias de que los humanos jueguen a ser Dios no logran salir a la superficie. El único debate que surge después de ver la película es si verdaderamente era necesario engendrar este film.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.