Wilson o la entrañable irreverencia

En 2010 Daniel Clowes publicó una novela gráfica llamada Wilson que la revista Times la situó en el top 10 dentro del género. No sorprende puesto que ha recibido numerosos premios hasta convertirse en un autor de culto y que ya vio otra de sus obras adaptada al cine: ‘Ghost World’. Las peripecias y reflexiones, casi siempre en voz alta y frente a desconocidos, de un personaje estrambótico, sin filtro, misántropo, irreverente, era un caramelito demasiado apetecible para adaptarlo al celuloide, encargándose él mismo del guión.
Se antojaba ideal la elección de Woody Harrelson para dar vida a Wilson y desde luego que da el nivel pero en cuanto al guión no hay duda de que se ha suavizado el tono general y se han añadido pinceladas más sentimentales al personaje. No hacía falta, porque cae igual de bien en su lado más políticamente incorrecto y más en los tiempos que corren.

Fotograma de la película ‘Wilson’


‘Wilson’ se convierte así, al margen del cómic, en una historia que ya nos suena, en unas reflexiones ya escuchadas, en un periplo ya contemplado, pero el buen hacer de Harrelson y determinadas escenas que suelen coincidir con la parte más irreverente hacen mantener a flote sobradamente al film. Y es que aquí Wilson combina el lado más agrio de la personalidad y de la vida con el más sentimental e incluso frágil, que provoca alternativamente sentimientos de empatía y de pena. Todo desde un clima y tempo que recuerda mucho a Woody Allen.
Su corta duración es coherente con la historia, manida por otro lado pero al que se le da otra vuelta de tuerca. Lo importante es aquí la forma de actuar y de pensar del protagonista, su visión de un mundo que no queda nada bien ante sus ojos, como él mismo no queda nada bien a los ojos de los demás. La soledad, el individualismo, las clases sociales, la deshumanización desde la tecnología. Un cronista de su tiempo pero que no contempla todo desde su atalaya sino más bien desde un agujero tan profundo como el mismo que reprocha a la sociedad.
‘Wilson’ es así un hijo más de la época poliédrica, inabarcable que nos toca vivir. Podría haber derivado al lado más gamberro o convertirse en una película más intimista y depresiva pero opta por un equilibrio a veces acertado y otras que denota una falta de riesgo o de inspiración al que el material original invitaba. El director Craig Johnson tira de manual y parece dejar todo en manos del autor-guionista. Una lástima porque podría haber sido mucho más.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.