Follow

X-Men: Fénix Oscura – Y se acabó, por suerte.

Poster de la película ""
© − All right reserved.

Han pasado casi 20 años desde que Bryan Singer hiciera una película que iba a cambiar la imagen que se tenía de los superhéroes en la gran pantalla; la cosa se ponía seria. Sí, de acuerdo, estaban Superman y Batman antes, pero incluso dentro de esas sagas hubo películas que fueron de pura pesadilla y todo lo que tenía que ver con superhéroes tenía un tufillo hortera que nadie quería volver a oler. Lo que consiguió X-Men entonces fue que el cine para superhéroes fuese tomado mucho más en serio, especialmente más allá del lector de cómics de toda la vida. Esa primera trilogía centrada en los hombres y mujeres X se encargó de maquillar la parte más colorida de los cómics (mediante el cuero) para que fuese más digerible para el gran público. Y con las dos primeras se hizo un gran trabajo, aunque no podemos decir lo mismo de la tercera (¡y la culpa es de Superman!). Pero han pasado prácticamente dos décadas, el cine de superhéroes es el principal éxito de taquilla del momento, y Marvel Studios se ha encargado de ir educando a la audiencia para que empiece a aceptar que el colorido, que la imaginación desbordante e incluso el humor, no tienen por qué estar reñidos con la credibilidad. En definitiva, que el cuero ya no es necesario. Y aunque los uniformes mutantes de los últimos tiempos ya han aceptado el uso del color amarillo chillón, gracias a la excelente X-Men: First Class, parece que en FOX no han sabido darle a los mutantes una más que necesaria evolución (¡menuda contradicción!).

La trilogía post-First Class ha sido un desastre de principio a final. Personalmente, salvaría las partes de Días de futuro pasado que más relación tienen con la película anterior, pero entre Fénix Oscura y Apocalipsis, sinceramente, no sé cuál de las dos se lleva el premio a peor película mutante después de esa de Lobezno (¿qué película de Lobezno? No conozco ninguna película sobre los orígenes de Lobezno…). En parte no me decido porque tendría que volver a ver la de Apocalipsis para poder comparar y no es que tenga muchas ganas de hacerlo.

No es que tuviese muchas esperanzas con esta nueva y última entrega de los mutantes de FOX, pero sí esperaba que se pudiera hacer algo bastante épico con la Fuerza Fénix; craso error. La película empieza bien, con una de las dos mejores escenas que encontraréis a lo largo de las casi dos horas que dura. Es además una escena que nos remite directamente a los cómics: X-Men en el espacio, alguien que tiene que hacer algo peligroso para salvar a los demás… y ahí termina todo parecido con la saga de Fénix Oscura. A partir de ese momento, lo que podría haber sido una historia épica y de alcance cósmico, se convierte en un intento de hacer un retrato intimista de los personajes… que al final acaba en soporífero y con más ganas todavía de despedirte de un grupo que nunca ha sido tal. Esto es lo que nos puede llevar a pensar que el fallo no es solo de la propia película, sino de la construcción de este pequeño universo mutante desde después de First Class. No nos lo creemos, no empatizamos con unos personajes que nos importan tirando a poco… incluso si mueren. Por lo tanto, si lo que se pretende con esta película es apelar a nuestros sentimientos hacia ellos, bueno… pues se han equivocado de puerta (ahora es cuando descubrimos a un grupo de fans que les adoran a muerte y me llegan amenazas varias). Vamos, que esto no es Endgame, y quizás no lo pretende, pero viniendo de ahí esperamos algo más.

La película no tiene la fuerza suficiente para que te sorprenda o emocione, y mucho menos para que puedas empatizar con esos personajes o sus respectivas situaciones. Además, más difícil me lo pones cuando el escenario ha cambiado tanto respecto a la última vez: ¡los mutantes ahora son héroes nacionales! ¿Cómo se te queda el cuerpo? Estas últimas tres películas no parecen tener una coherencia, no parece que exista una visión general de todo como sí han demostrado las películas de Marvel Studios. Y es que ni siquiera en el apartado artístico han sabido crear un mundo interesante, la Fuerza Fénix, tan icónica, está muy desaprovechada en lo visual, e incluso en lo argumental. Jean Grey ahora es muy poderosa… ¡pues muy bien! ¿A quién le importa?

En definitiva, reconocemos el mérito de convertir una película de superhéroes, con un elemento como es el de la Fuerza Fénix, en una película pequeña y aburrida a más no poder. Aparte de la primera escena, salvamos la lucha en el tren, que irónicamente ha sido dirigida por otro director (ah, también salvamos el momento Dazzler, uno de los pocos o quizás único guiño al fandom mutante). Con todo, Fénix Oscura se queda como un capítulo de la serie de Supergirl, o mejor dicho, un mal capítulo de Supergirl. Y que los superhéroes televisivos de rango más bajo sean capaces de crear episodios más potentes y creíbles dice muy poco de la evolución de la franquicia de la FOX. Así que, al final, la mejor noticia es que ésta sea la última.

4.3
Pobre

Dí la tuya!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.