Follow

‘Modelo 77’: un sólido drama carcelario con fuerza histórica

Si conocías algo del marco histórico de esta película, podrías esperar mucho de lo que acontece, desde el punto de vista narrativo; y para los que ya conocían la trayectoria del director de ‘Modelo 77’, Alberto Rodríguez, también podían esperar en este caso un film de calidad y con fuerza, como lo ha demostrado con títulos como ‘La isla mínima’ (para quien esto escribe una obra maestra) o ‘Grupo 7’. Es sin duda uno de los mejores directores españoles de la actualidad y con su última película no defrauda.

El estilo de Alberto Rodríguez y sus propuestas son hasta ahora irresistibles: bucear en la historia reciente de España, en acontecimientos sociales políticos de más relevancia de lo que parece, y además con la habilidad, si bien la temática se presta a ello, de convertirlo en un apasionante thriller de acción pero también de reflexión. Si en ‘La isla mínima’ se iba más a ese género policíaco oscuro tipo ‘True Detective’ pero a la andaluza, por el caso del que se ocupaba, y en ‘Grupo 7’ nos deleitaba con puro cine de acción setentero, en ‘Modelo 77’ se adentra en el puro género carcelario, de nuevo en el marco de esa década tan vital en la historia de España.

Miguel Herrán y Javier Gutiérrez, protagonistas de ‘Modelo 77’

‘MODELO 77’, UNA NUEVA REVISIÓN DE LA ESPAÑA DE LOS 70

Está claro que a Alberto Rodríguez le fascina este período de la historia reciente de España, la que engloba el fin del franquismo y el comienzo de la Transición, un cóctel perfecto para buen cine de todo tipo y de paso revisar la historia: delincuencia, impunidad, las dos Españas, la ilusión de un futuro gracias a la democracia… Todo eso se veía en esas cintas mencionadas, y también en ‘Modelo 77’, que narra unos meses y años clave que derivó en la Ley de Amnistía de octubre de 1977, y centrado en el motín de la cárcel modelo de Barcelona (no es foro aquí para hablar de ello, hay mucha información en la red y en los títulos de crédito sale abundante documentación gráfica). Todo ello con el eje de chico con un delito menor sin violencia y sin pasado delictivo que se ve envuelto en el peligro de la cárcel y en esa posterior lucha, para así poder él también librarse de años de condena injusta.

Asistimos por tanto al típico drama carcelario de un preso que en principio no es como el resto pero, como luego le apunta su compañero de celda, «eres como todos nosotros». Su protagonismo, por un lado absoluto, se mezcla sabiamente con el otro eje digamos coral, donde se vertebra toda la trama histórica de la lucha por la amnistía, en pleno proceso de Transición pero con los modos y formas aún del régimen franquista, también en el sistema penitenciario, reflejado con una gran crudeza.

PERSONAJES NADA ARQUETÍPICOS

Otro acierto de ‘Modelo 77’ es que no asistiremos a los extremos en forma de pardillos o malvados, de buenos y malos, de tontos y listos. Son humanos que se relacionan en el penal, sin dejar de reflejar las venganzas, inquinas, amistades, mercado de compra-venta… El tratamiento es de máximo realismo y denota un gran trabajo de documentación y una contención de los intérpretes, sin caer en maniqueísmos ni estereotipos ni de un extremo ni del otro.

Los protagonistas están de diez, pero destacan los dos principales: Miguel Herrán, Goya al mejor actor revelación en 2016 y el famoso Río de ‘La casa de papel’, que va adquiriendo una sólida carrera en el cine, con títulos como la reciente ‘Hasta el cielo’, de Daniel Calparsoro. Con este papel se le nota una madurez interpretativa y de presencia escénica brutal, dando perfecta réplica a un monstruo de la interpretación con el que podría haber sido fácil quedar empequeñecido. Hablamos de Javier Gutiérrez, uno de los mejores actores españoles que con cada papel nos deja más atónitos.

Fotograma de ‘Modelo 77’

UN UNIVERSO DONDE CABE TODO

Y no solo por el típico comentario de que la cárcel al final es un microcosmos y el reflejo de la sociedad de fuera, sino porque, una vez más insistimos, en que el contexto histórico y lo que se jugaba en esa época da para aprovechar con un tema como el de ‘Modelo 77’ toda la amalgama que tanto funciona en el cine: los problemas morales, la revolución y cómo se posiciona cada uno, las ansias de cambio o de libertad, los dilemas éticos, lo relativo de ciertos héroes y villanos, el miedo, la pérdida de esperanza… Todo ello está en el último film de Alberto Rodríguez.

Todo este drama carcelario y el trasfondo de un tiempo tan convulso se refleja también perfectamente en lo formal, con un color apagado (es neón de «Pásate al color» que ve el protagonista desde su celda es sublime»), que significa esa paradoja de un camino hacia la democracia pero sin que realmente nada hubiera cambiado. Es otro punto meritorio: ciertas escenas inspiradísimas, con metáforas más o menos veladas que añaden más calidad y matices a un producto ya de por si sólido.

LAS ‘PEGAS’ DE ‘MODELO 77’

Sin embargo, al contrario de una obra redonda como ‘La isla mínima’, ‘Modelo 77’ no es perfecta y tiene varios «peros». El primero es su excesiva duración, con un argumento que se podía contar con más intensidad y menos minutos innecesarios en hora y media o poco más. Esto hace que el frenético final para no alargarse aún más, lleno de acción y tensión, no case bien con el resto de la cinta, más dirigido a una mezcla de drama carcelario y thriller político.

También pierde algo el equilibrio en reflejar esas contradicciones continuas generales y particulares de una España convulsa y de unos españoles perdidos o liados entre la nostalgia, la esperanza o el derrotismo. La cinta al final refleja y verbaliza aquello de que «los buenos no son tan bueno ni los malos tan malos», que lleva a la reflexión fuera de los muros de la cárcel de las consecuencias de amnistiar a delincuentes que nada tienen que ver con un preso político sin delitos, con el único pecado de pensar diferente o militar en un determinado partido político. Sin embargo, tarda en hacerlo, a pesar de que su dirección con brío y de primer nivel equilibre todo y que, junto a un guion notable, logre un resultado final al nivel de la brillante trayectoria del director.

Estreno en cines: 23 de septiembre.

Summary
Alberto Rodríguez vuelve a dar en el clavo con otro thriller en el marco de la convulsa historia de España de los 70.
Good
  • Una dirección impecable, un gran guion, interpretaciones perfectas y lo interesante de los hechos históricos
Bad
  • Una excesiva duración y ciertos clichés que pronto subsana
8
Muy buena
Especialista Mike - 8
Rotten Tomatoes - 8
Metacritic - 8
Written by
Nací en Valladolid, donde estudié Periodismo y Comunicación. Llevo muchos años viviendo en Madrid. Me he formado en comunicación corporativa y community manager pero lo que más me gusta es escribir. He colaborado en varios medios online (escritos y radio), entre ellos Tribuna Interpretativa y Wall Street International. Actualmente trabajo como redactor en moncloa.com, merca2.es, cotilleo.es y Qué!, y colaboro en el portal de cine EspecialistaMike, donde realizo críticas de cine, una de mis grandes pasiones. ¿Las otras? Literatura, tecnología, economía e historia, jugar al tenis y montar en bici; ah, y aprender, escribir y aprender.

Dí la tuya!

1 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.